Vehículos nuevos

Alfa Romeo 4C

  • 4C
  • 4C
  • 4C
  • 4C
  • 4C
  • 4C
  • 4C

Pídenos más información

Pídenos más información

Información general

Belleza natural, perfecta Combinación Entre forma y consistencia, Líneas esculpidas por El viento

INTERIOR

Entrar en un Alfa Romeo 4C significa sumergirse en la deportividad. Al igual que por fuera, también en el habitáculo cada elemento tiene una función concreta: se suprime todo el peso innecesario y se proporcionan solo los elementos esenciales para lograr las mejores prestaciones de conducción.

Ante todo la estructura, única, una célula visible realizada en fibra de carbono. En el interior, asientos de carreras que aseguran una posición deportiva, pero confortable. Para realizarlos: material compuesto reforzado, rellenos aligerados y tapicerías a elegir, en tejido técnico o en cuero.

Todo a bordo del 4C expresa la configuración de la conducción deportiva Alfa Romeo. El volante perfilado en su parte inferior, el salpicadero - compuesto por una carcasa termoformada como en los superdeportivos de edición limitada - y los mandos que se orientan todos hacia el piloto para que mantenga el control total del vehículo. El cuadro de instrumentos adopta unos gráficos con un fuerte impacto visual, que se inspiran en el mundo del motociclismo y en el de los coches de carreras. Por último, los pedales y reposapiés de aluminio completan el carácter deportivo del habitáculo hasta el último detalle.

ELEGANCIA AERODINÁMICA

Ninguna concesión a la estética como fin en sí misma, a la comodidad, al deseo de sorprender: la esencia de Alfa Romeo 4C son las prestaciones. Y todas las alternativas estilísticas apuntan a este objetivo.

El corazón latente del vehículo es el motor en posición central visible a través de la luneta trasera.

A partir del motor, toman forma todos los demás elementos. De los pilotos redondos parten los músculos laterales que acogen las tomas de aire necesarias para refrigerar el intercooler. Este lateral cargado de energía y dinamismo genera en el frontal el volumen necesario para acoger los faros delanteros y a su lado los dos nervios en V encuentran su conclusión natural en el escudo Alfa Romeo.

El resultado es un automóvil que transmite pura deportividad. Cada uno de los elementos constructivos ha sido concebido con una precisa función aerodinámica y contribuye a crear un coeficiente aerodinámico negativo que asegura el máximo agarre al suelo durante las aceleraciones laterales.

PRESTACIONES

Control evolucionado

Suspensiones deportivas, sistema de frenos de discos autoventilados, neumáticos de diferente diámetro: para el 4C un sistema de control evolucionado, concebido para maximizar la reducción del peso. Un esquema de suspensiones que utiliza soluciones técnicas del mundo de las carreras, para mejorar las prestaciones y brindar una diversión al volante sin precedente. Delante, Alfa Romeo 4C adopta un sistema de triángulos superpuestos que permite al piloto sentir directamente el movimiento de las ruedas, sin filtros. Detrás, las suspensiones McPherson evolucionadas aseguran el máximo agarre en carretera y diversión al volante, incluso en las maniobras más extremas. Para ambas, aluminio y acero de alta resistencia. Sistema de frenos listo para un uso más intensivo en circuito: discos autoventilados, perforados y con pinza Brembo delante, para pasar de 100 a 0 km/h en solo 36 metros. Y para que el vehículo asegure realmente la máxima tracción, evitando patinar en cualquier condición climática, se han diseñado neumáticos de diferente diámetro, 17”-18” o 18”-19”, más grandes detrás para una excelente dinámica del vehículo.

Tracción trasera

El placer de conducción es fruto de un preciso equilibrio de diseño. Tracción trasera y motor en posición central: para Alfa Romeo 4C una arquitectura de construcción típica de los automóviles deportivos, donde el objetivo es lograr un riguroso equilibrio del peso.

Alfa Romeo 4C escoge la tracción trasera y aprovecha plenamente todas las ventajas dinámicas de esta configuración. Descargar la potencia en las ruedas traseras implica, de hecho, un mayor agarre en fase de aceleración, cuando el arranque del vehículo recarga el tren trasero del mismo. Además, la tracción trasera permite una entrada en curva más rápida, brindando al piloto un placer de conducción aún más intenso.

El motor de aluminio está situado en el centro. Esto significa aligerar el vehículo, que no necesita de un árbol de transmisión, y mejorar el equilibrio del peso, haciendo que el coche resulte más ágil gracias a la masa central.

Gama de modelos

* Precios de tarifa, no incluyen promociones ni ofertas

1.7 Tbi 177kW (240CV) TCT

Combustible: Gasolina

Transmisión: Automático

Acabado: -

Cilindrada: 1.7

Potencia: 241

Puertas : 2 puertas

Compartir en:
¡Ponte en contacto con nosotros!

Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer estadísticas del comportamiento de los usuarios en este sitio web y mejorar nuestros servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre cookies aquí ×